OTRO, Somos el río, en el Primer Festival de Videopoesía de la UNGS

Proyección de videopoemas seleccionados en el 1er. Festival de Videopoesia UNGS. Obras de artistas provenientes de Canada, Francia, España, Italia, Brasil, Colombia, Chile, Uruguay, Argentina. — con Juan Miceli, Paula Pellejero, Clemente Padin, Anabella Speziale, Angela Caporaso, El Taller de Zenon, Daniel Romano, Debora Daich, Laura Spedale, Gabriel Martin, Tom Konyves, Ángel Jara, Tulio Restrepo, Lilian Gutierrez, Gabi Alonso y Lauu Carolina en Multiespacio Cultural UNGS.

DESTIERRO en Revista Ñ

Versiones oníricas de la propia tierra. Nota de Pilar Altilio en Revista Ñ.
24/06/2017

Ines Raiteri, Amadeo Azar, Luis Hernandez Mellizo, Diego Melero y Daniel Romano, en MAR Museo de Arte Contemporáneo de Mar del Plata.

OTRO, en Fundación Esteban Lisa.

 

 

DANIEL ROMANO
en Fundación Esteban Lisa
Curaduría: Mariana Rodriguez Iglesias

Inauguración: 3 de mayo de 2017. 19 hs
Cierre: viernes 2 de Junio de 2017
ROCAMORA 4555, Villa Crespo. Buenos Aires, Argentina.

Entrada libre y gratuita.
Se podrá visitar de lunes a viernes de 15 a 20hs.

Texto de sala:
Yo soy un OTRO, obras de Daniel Romano en Fundación Esteban Lisa

Instrucciones de uso
Un sistema, lo único que falta es lo OTRO: usted

“Por lo demás, yo estoy destinado a perderme,
definitivamente, y sólo algún instante de mí
podrá sobrevivir en el otro”
Jorge Luis Borges, Borges y yo

Estimado espectador, le sugerimos que aborde la siguiente exposición con una predisposición a hacerla propia. Lo invitamos a ocuparse de la enorme responsabilidad de ser espectador, a hacerse cargo de ese terreno conquistado en duras batallas a medias entre ud. y el artista (un Ud. histórico, quédese tranquilo, no ese particular que sostiene este documento entre sus manos y un artista abstracto, ese que de a poco fue liberado de la necesidad de ser un genio).

Como ya sabe, desde que Marcel Duchamp firmó ese mingitorio que había comprado en un negocio de repuestos para el hogar y lo exhibió en un premio sin mayores modificaciones que haber girado su orientación habitual, pedirle al espectador que sólo mire, recorra y busque algo en lo meramente retiniano de la experiencia estética, dejó de ser una opción viable. Hoy, más que nunca, al arte contemporáneo antes que contemplación, se le pide curiosidad.
A ud. le toca participar, le toca ser parte de la obra… comprometerse con la parte “abierta”. Pero claro, tampoco estamos aquí frente a una obra interactiva; en todo caso, su participación se limitará a resolver los misterios detrás de esta exposición –aquellos en los que ud. elija poner el foco. Por eso, le proponemos tenga siempre en la punta de la lengua la siguiente pregunta ¿qué está pasando aquí?

Yo soy un OTRO
“Cuando creo que lo tengo, se me va”
Nelly

OTRO se compone de varias piezas, todas ellas apuntando en una misma dirección. Eso que queda suspendido, que toma más vuelo o se apoya con mayor firmeza en ciertas piezas, es algo bastante inasible y difícil de definir. Tal vez por eso, este texto lleva varias palabras acechando la idea sin poder atraparla. Eso que no se deja alcanzar en esta exposición es la pregunta por lo que los OTROS “nos hacen” en relación a nosotros. O, puesto de otra manera, en cómo al asumir e indagar en la existencia de un OTRO podemos reconocer nuestra identidad.

Como el río de Heráclito, en el que no nos bañamos nunca dos veces siendo la misma persona, la vida interior de esta exposición está en constante estado de fuga. Se nos escurre. Las pocas referencias que se nos ofrecen son lejanas, desconocidas o están tan mixturadas entre sí que construyen algo nuevo, híbrido. Tomemos el caso del video Somos el río, en el que vemos desfilar, en un pasaje gentil de rostro a rostro, numerosos personajes que no son nunca una sola persona. En resultado es una extrañeza de seres. Por definición, OTROS.

Lo OTRO, según la perspectiva lacaniana, puede ser vinculado también al orden simbólico y el lenguaje: de alguna manera, un límite y aquello que está en lugar de una ausencia. Este rasgo de alteridad se encuentra presente en la serie Inter-locución en la que se hace constante alusión a un tercero inexistente. Ese tercero es el vínculo, la pauta que reúne una imagen con otra. Dada la alta carga narrativa de cada imagen, nuestro lenguaje –la manera que aprendimos a aprehender el mundo– nos exige un coeficiente de sentido entre dos pares montados por yuxtaposición. Esa tarea, el artista se la deja al espectador, en una semiosis infinita nunca fija, nunca cerrada, un permanente juego.

Si lo pensamos desde la filosofía de G. Leibniz, lo OTRO representa una vigilia constante, el insomnio del sentido, lo que siempre lo mantiene más allá de cualquier intento de captura. En este caso, podemos hallarlo representado en Nosotros, una fotografía adquirida por el autor en un viaje al otro lado del mundo que conocía. Un objeto desnaturalizado de su uso inicial para adquirir una nueva función: la de ser aquello que nos recuerda acerca de la imposibilidad de comprenderlo todo, a pesar de cualquier esfuerzo por hacer entrar a cientos de personas en un mismo encuadre fotográfico.

Mariana Rodríguez Iglesias
Nuñez, Otoño 2017

HUNT. Surface games.

HUNT Daniel Romano paintings
HUNT Daniel Romano paintings

HUNT
DANIEL ROMANO
paintings

OPENING
WEDNESDAY, JULY 1, 2015.
6.00 – 8.00 pm.
RSVP: galleries@cnyor.com
Exhibition will be open to public through July 31.
Monday to Friday 11 am to 5 pm.

CONSULATE GENERAL OF ARGENTINA IN NEW YORK
12 West 56 Street , New York
Tel (1) 212 – 603-0400 – Fax (1) 212 – 541-7746

Curator text, by Federico Baeza

Surfaces Games

Masks are arrested expressions and admirable echoes of feeling, at once faithful, discreet, and superlative. Living things in contact with the air must acquire a cuticle, and it is not urged against cuticles that they are not hearts; yet some philosophers seem to be angry with images for not being things, and with words for not being feelings. Words and images are like shells, no less integral parts of nature than are the substances they cover, but better addressed to the eye and more open to observation.

George Santayana, Soliloquies in England and Later Soliloquies, 1922.

 

Figures dimly emerge from mist, a barely colored whiteness, so thick that it only allows us to recognize the presence of subtly outlined bodies on a background without horizons or apparent landforms. Insinuated silhouettes, elusive lines and tones. Surrounded by this dense atmosphere, we are examined by the frontal and symmetric presence of deer heads that overlap with these vaguely outlined human anatomies.

The grimace on these heads shows an impending threat; something is stalking them. As in TV documentaries about wild life in dense woods, arid steppes or green plains, the face of the deer seems to be frozen in the exact moment it detects the hunter. Its head turns violently, upright ears point at danger, its minute, dark and blank eyes sense us. On the surface of the painting, in this evening clarity suspended in time, the eyes of the deer are cracks, notches of unsaturated colors.

In the room you are going through, figures appear to be looking for each other; they observe and suspect each other; they are on guard. Alone, or in pairs, they look at each other. You may think that the face of the deer is a mask, and that the hunter´s imagination has imprinted that deer’s mask as a code for what he considers his prey.

At the end of the 1950s, Erving Goffman recalls that the original meaning of the word person is mask. The father of microsociology found this etymological origin very useful: in the little scenes of our relationships, in our wishes, in our hunting targets, we create roles, masquerades, surfaces games that we use to decode the enigma that the other represents and, at the same time, to create an image of ourselves.

In the clarity of the pictorial surface you are observing, the outline of the hunter does not appear. Maybe his territory is not permanent; this predator can be a floating place, some sort of mist that impregnates all the space in the room. A blurred hunter within the environment. These bodies can be predators and prey at the same time when they look at each other alternately. This is a game of reflections and transparencies, a land of attempts, between actions and predictions, steps forward and setbacks.

In the series Hunt, Daniel Romano wonders once again about a situation that has been keeping him awake for some time: the perimeter of our interpersonal relationships, the invisible threads that coordinate calculations and tactics within the winding limit of our closest bonds. Within these personal politics, there are surfaces games, mirrors where we, and the others, create a profile. Masks, skins, cuticles, arrested expressions and admirable echoes of feeling. In the image, in the painting, wishing appears. It is not urged against cuticles that they are not hearts.

Federico Baeza 


(Buenos Aires, Argentina, 1978) He is researcher, critic and teacher specializing in contemporary art. He graduated in arts and history and art theory at the Faculty of philosophy and letters by the University of Buenos Aires. He received doctoral scholarships awarded by the University of Buenos Aires and CONICET. It has developed research in the Centre for studies and documentation of the MACBA (Barcelona) around the heritage of the institution on Argentinian conceptual artists. More recently, he works in the field of arts management developing curatorships as the project of a retrospective of Argentine artists of the last ten years to cycles of talks scheduled from the area of University extension of IUNA and OSDE Foundation. It is currently director of extension and institutional linkage, Adjunct Professor of undergraduate and graduate in the area of criticism of Arts IUNA. He is co-author of three books on Visual and performing arts, publishes articles on contemporary art in journals, write catalogues of artists and regularly participates in conferences and other national and international meetings for a decade. It develops research and scripts for Encuentro channel about contemporary art.

HUNT. Juego de Superficies.

HUNT Daniel Romano paintings
HUNT Daniel Romano paintings

HUNT
DANIEL ROMANO
paintings

Inauguración: 1 de Julio de 2015
Horario: 18.00 a 20.00 hs.
Cierre: 31 de Julio
Dirección: CONSULATE GENERAL OF ARGENTINA IN NEW YORK, 12 West 56 Street , New York
Telefono: (1) 212 – 603-0400 – Fax (1) 212 – 541-774
Horario: Lunes a Viernes de 11 a 17 hs.

HUNT. Juego de Superficies.

Texto Curatorial, por Federico Baeza.

Las máscaras son expresiones fijas y ecos admirables de sentimientos, a un tiempo fieles, discretas y superlativas. Los seres vivientes, en contacto con el aire, deben cubrirse de una cutícula, y no se puede reprochar a las cutículas que no sean corazones. No obstante, hay ciertos filósofos que parecen guardar rencor a las imágenes por no ser cosas, y a las palabras por no ser sentimientos. Las palabras y las imágenes son como caparazones: partes integrantes de la naturaleza en igual medida que las sustancias que recubren, se dirigen más directamente a los ojos y están más abiertas a la observación.

George Santaya, Soliloquies in England and Later Soliloquies, 1922.

Las figuras emergen débilmente de la bruma, una blancura apenas coloreada pero tan espesa que sólo permite reconocer la presencia de cuerpos sutilmente recortados sobre un fondo sin horizontes ni accidentes aparentes. Contornos sugeridos, líneas y tonos elusivos. En la densa atmósfera nos interpela la presencia frontal y simétrica de unas cabezas de ciervo que se yuxtaponen a estas anatomías humanas vagamente esbozadas.

El rictus de estas cabezas señala una amenaza inminente, algo las acecha. Como en los documentales de la televisión sobre la vida natural en densos bosques, áridas estepas o verdes llanuras, el rostro del ciervo parece detenido en ese momento en el que ha detectado a su cazador. Su cabeza gira violentamente, las orejas alzadas apuntan en dirección al peligro, sus ojos diminutos, oscuros, inexpresivos, nos intuyen. En la superficie de la pintura, en esta claridad vespertina suspendida en el tiempo, los ojos de los ciervos son hendiduras, muescas de colores con poca saturación.

En la sala que ahora usted está recorriendo las figuras parecen buscarse entre ellas, observarse, recelarse, ponerse en guardia. Solitarias, o en pareja, se devuelven la mirada recíprocamente. Podría pensarse que el rostro del ciervo es una máscara, también que la imaginación de un cazador ha impreso esa máscara de ciervo como un código sobre aquello que considera su presa.

A finales de la década del 50 Erving Goffman recuerda que el significado original de la palabra persona es máscara. El padre de la microsociología sacó mucha utilidad de este origen etimológico: en las pequeñas escenas de nuestras relaciones, en nuestros deseos, en nuestros objetivos de caza, construimos roles, mascaradas, juegos de superficies en los que intentamos descifrar el enigma que el otro representa y, simultáneamente, nos damos una imagen de nosotros mismos.

En la claridad de la superficie pictórica que usted ahora observa, los contornos del cazador no se hacen presentes. Tal vez su territorio no se encuentre fijo, este depredador puede ser un lugar flotante, una suerte de niebla que impregna todo el espacio de la sala. Un cazador difuminado en el ambiente. Estos mismos cuerpos pueden ser al mismo tiempo depredadores y presas al mirarse alternativamente, se trata de un juego de reflejos y transparencias, un terreno de escarceos, entre acciones y previsiones, adelantos y retrocesos.

En la serie HUNT Daniel Romano vuelve a preguntarse por un escenario que hace tiempo lo desvela: el perímetro de nuestras relaciones interpersonales, los hilos invisibles que coordinan cálculos y tácticas en el sinuoso perímetro de nuestros vínculos más próximos. En estas políticas de lo personal existen juegos de superficies, espejos en los que propios y ajenos conjuran un perfil de sí mismos. Máscaras, pieles, cutículas, expresiones fijas y ecos admirables de sentimientos. En la imagen, en la pintura, se conjuga el deseo. No se puede reprochar a las cutículas que no sean corazones.

Federico Baeza, curador.

(Buenos Aires, Argentina, 1978) es investigador, docente y curador especializado en arte contemporáneo. Es licenciado en Artes y doctor en Historia y Teoría de las Artes en la Facultad de Filosofía y Letras por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Es becario postdoctoral del Consejo Nacional de Investigaciones (CONICET), ha obtenido anteriormente becas doctorales otorgadas por la UBA y el CONICET desde 2010. Más recientemente, se desempeña en el campo de la curaduría desarrollando exhibiciones y actividades en el país. Obtuvo el Primer Premio en el Programa Jóvenes Curadores en la edición de arteBA 2014 y el Primer Premio del Concurso Curadores 10° Aniversario Macro 2014. Actualmente es director de Extensión Universitaria, profesor adjunto de grado y posgrado en el Área de Crítica de las Artes de la Universidad Naciona de las Artes (UNA). Es coautor de libros sobre artes escénicas y visuales, publica artículos sobre arte contemporáneo en revistas especializadas, escribe en catálogos de artistas y participa en congresos y otros encuentros nacionales e internacionales regularmente desde hace más de una década.

PAR. Ahora libro. #photo #contenporaryart

1_par-dos-libros-web

 

En Octubre, gracias al aporte de Boulevard Saenz Peña, Usina de Arte Saenz Peña, Bodega Rosell Boherr, Cerro Bayo y la Editorial Asunto Impreso, se editó PAR, resultado de una exploración de más de 5 años, con tomas fotográficas alrededor del mundo, el proyecto fue curado por Rodrigo Alonso y Valeria Gonzalez.

PAR fue expuesta en la Galería de Arte Contemporáneo ARTE X ARTE en la ciudad de Buenos Aires.

PAR puede encontrarse en Asunto Impreso, en las librerías del país, en la tienda del museo MALBA y en la librería de PROA.