PAR, una crítica de @rayovirtual en Diario Perfil.

  El mundo es. Pero no sabemos cómo es. Lo vemos tal como nuestros ojos son capaces de producirlo. La belleza (o el horror) están en la mirada. Mirar no solo es una operación que genera el mundo tal como lo conocemos sino que, además, dice (mucho) de nosotros. El proceso de mirar es autobiográfico. Al hablar (no importa de qué hablemos), contamos nuestra vida. “Nadie es más encantador que cuando habla de sí mismo”, dijo Oscar Wilde y, comoMás información