Critica de Arte – Julio Sanchez


Redonda y 56 años que parecen menos, asegura que la oportunidad Mary Kay es bárbara porque antes de esto, ella se pasaba el día encerrada en un taller de costura, doce mujeres con ruido de máquinas de coser, el cutis seco y las manos torturadas.
L.G.

A la edad de cuarenta y dos años y siete meses, vino del cielo abierto una luz ígnea que se derramó como una llama en todo mi cerebro, en todo mi corazón y en todo mi pecho. No ardía, sólo era caliente, del mismo modo en que calienta el sol todo aquello sobre lo que pone sus rayos.
H. von B.

Qué intriga, qué placer y qué desconcierto produce la vida de los seres humanos. Qué misteriosa caja de Pandora es el citadino hombre que transita por la calle un día de calor, y qué portentos habrá escrito Alcuino en su perdida Vida de Carlomagno, de aquel gigante de 1,93 que logró unificar Europa hacia el año 800. La biografía es un género literario que sigue apasionando a sus lectores, no importa si es una vendedora de productos de belleza entrevistada por la periodista Leila Guerriero (en su libro Frutos Extraños, 2009), o la autobiografía de la mística alemana Hildegard von Bingen (en su obra Scivia, siglo XII). No importa si nos cuentan un día de trabajo o una experiencia de unión con Dios, todo lo que le pasa al otro nos sucede, nos sucedió o nos puede suceder a todos nosotros. En pintura el género equivalente es el retrato y todas sus variaciones: colectivo, de aparato, el autorretrato, el desnudo, etcétera.
Daniel Romano tiene un interés intenso en el ser humano y por eso lo pinta una y otra vez. En cada una de sus obras hay hombres y mujeres, niños, adultos y ancianos. Seguramente cada cuadro partió de un ser individual, concreto, tangible y visible; luego el artista tamizó las señas particulares dentro de sus propias vivencias, desterró los detalles fotográficos, y se deleitó con el movimiento sutil del pincel, el empaste discreto del acrílico y la modulación intensa del color.
¿Qué tienen en común los personajes de Daniel Romano? El artista prefiere la fórmula de figura y fondo, pero sin cargar demasiado sobre uno o sobre otro. Todo es discreto. A veces el telón que ampara a sus actores es neutro, apenas se insinúan líneas que refieren a un zócalo, a una silla o a un damero. No le interesa la precisión sino la impresión. Casi todos, por no decir todos, miran directamente al espectador. En los retratos barrocos los personajes estaban absortos en el drama y de repente, casi oculto, había uno que se salía de escena y nos interpelaba con su mirada. Nada de eso sucede en las pinturas de Daniel, la interpelación es total, hay un único protagonista que nos mira todo el tiempo, sin piedad, sin distracción. Si alguno de ellos cobrara vida, cual personaje de Pirandello en busca de autor, seguramente estrecharía nuestra mano mirando a los ojos, franco, directo. Muchos están parados, otros están sentados, nadie está implicado en una acción específica. La ropa es cotidiana, poco glamour pero nada de negligencia hogareña. Qué hacen ellos, es la gran pregunta. Parecen posar, parados, de frente, con la única misión de ser retratados. La acción (o la casi no-acción, como el wu-wei de los chinos) implica dos personas, el que pinta y el que es pintado. Una vez salido del taller, el cuadro carece de pintor y requiere un espectador, un interlocutor que pueda devolverle la mirada a la mujer de saquito violeta, al hombre de pantalón verde o incluso al grupito con lentes 3D. Quizá la pasión por la biografía o por el retrato pase por aquí, por la profunda necesidad del ser humano de comunicarse con otros, por una ausencia que necesita ser completada. En cada una de estas pinturas, hay hombres y mujeres, niños y ancianos sobre los cuales se pueden tejer mil historias, pero Daniel ha detectado en todos ellos (en todos nosotros) esa necesidad de completar la ausencia.

Julio Sánchez
Licenciado en Historia del Arte U.B.A. y
Master en Gestión Cultural

30 comentarios en “Critica de Arte – Julio Sanchez

  1. Me ha encantado todo, el blog, los cuadros, la hermosa presentación que te ha escrito: Julio Sánchez, totalmente merecida por otra parte. Un Blog que invita a visitarlo, unos cuadros preciosos. Gracias por compartirlo y Saludos:

    Marían

  2. Me ha conmovido este relato que describe tu obra. Sentía la incontrolable necesidad de verla.
    Y la verdad, me ha encantado!
    Enhorabuena y saludos
    Isa

  3. Julio no pudo más que poner en palabras la sensación de conversación silenciosa que experimenté con todos los pares de ojos de tus cuadros cuando estuvimos en tu casa.

    La interpelación de la mirada directa, que no evita el contacto, que invita a ser igual de transparentes, esa mirada es la que estás buscando.

    Me encantó Dani, y gracias por compartir tu obra

    Sebas

  4. Gracias por compartir todo esto Daniel,es verdaderamente un placer estar presente en un espacio que abre visiones mentales y despierta fantasías artísticas como este,tu blog. La crítica se J.Sanchez te honra y te hace justicia.

  5. it´s a pleasure to read such a well written critic on art, and as said above, it makes us want to see more closely your work.

  6. Daniel:que te puedo decir realmente muy interesante la critica, me gusta la forma en la que volcas en tela rasgos del ser humano, tambíen con respecto a cuando se refiere a que no te importa la presición si no la impresión es un concepto realmente incrible y se pude ver en tus obras claramenten, tambien me gusto el tema de la mirada es muy interesante… a mi me gusta la fotografía y creo que las miradas tienen ese “algo” especial que puede capturarse solo en un momento y memorarlo para simpre felicitaciones muy iteresante tu trabajo un abrazo

  7. Damn! Que crítica. Es un privilegio tener la piel en carne viva para leer, desmenuzar e interpretar arte.
    Claramente no comparto la idea “que los críticos hagan y dejen de criticar”.
    En este caso, específicamente, tus pinturas.
    La idea madre de una mirada y un otro “que me ve”, me pareció de los más interesante. No es la descripción obvia de lo que veo, sino detallar la provocación, el nervio, el sentido de aquello que provoca solo el arte y no otras manifestaciones.
    Mis felicitaciones.
    Un beso.

  8. Dani, impresionante, merecido y justo el comentario de Julio Sánchez sobre tu trabajo que cada día es más sorprendente y maravilloso… Te felicito de corazón. Lau

  9. Es interesante leer una punta de vista así de tu obras. Con razón, Julio escribe “la interpelación es total” cuando refiere a su trabajo. A mi este aspecto es bastante positivo y lo mareces.

    Felicitaciones.

  10. Preciso me expressar em portugues!
    Que lindo falou Julio Sanchez sobre suas telas, que leitura precisa de todos os aspectos, tudo que senti ao ve-las antes de ler a critica. E também porque traduz duas das minhas grandes paixões:histórias de vida e retratos…
    abs
    Suely

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s