Critica de Arte – Julio Sanchez

Redonda y 56 años que parecen menos, asegura que la oportunidad Mary Kay es bárbara porque antes de esto, ella se pasaba el día encerrada en un taller de costura, doce mujeres con ruido de máquinas de coser, el cutis seco y las manos torturadas. L.G. A la edad de cuarenta y dos años y siete meses, vino del cielo abierto una luz ígnea que se derramó como una llama en todo mi cerebro, en todo mi corazón y enMás información

Proyecto 2010

Estoy trabajando sobre la mirada. Y me venía gustando la idea de salir del canvas, salí y me puse a trabajar en una remera con un detalle de máscara de una de las obras, aquí el resultado.Más información